Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 2 de agosto de 2019 | Leída 45 veces

Los precios del alquiler en España han subido un 50 % en los últimos cinco años

Los precios de los alquileres en España han subido "en el entorno del 50 %" en los últimos cinco años, según recoge el Banco de España en un artículo analítico sobre el mercado del alquiler, en el que achaca esa subida a la insuficiencia de la oferta de vivienda frente a una demanda creciente en las principales ciudades, como Madrid y Barcelona, aunque también menciona otros factores como una "caída significativa" en la construcción de viviendas de protección oficial y la aparición "nuevas formas de alquiler vacacional" en grandes localidades...

[Img #49262]

 

El informe subraya, en cualquier caso, las limitaciones que supone para analizar la dinámica del mercado de alquiler "la ausencia de un índice de precios oficial de los nuevos contratos", por lo que recurre, por un lado, a la evolución de los alquileres en el Índice de Precios al Consumo (IPC) que elabora el Instituto Nacional de Estadística y, por otro, al índice de Idealista, "el portal con mayor cobertura del mercado del alquiler para el conjunto de España".

 

Así, señala que el mercado de alquiler "muestra un notable dinamismo de los precios ofertados, con un incremento en el entorno del 50 % desde su mínimo en el último trimestre de 2013 hasta el máximo observado en mayo de 2019".

 

Un aumento que contrasta con el crecimiento "a un ritmo significativamente menor" de los precios de venta de vivienda, que se sitúan en el 6,8 %, en el mismo período y en el 14,5 % desde el mínimo marcado a finales de 2016.

 

La demanda se dispara

El informe señala diversas causas que han presionado al alza las rentas, aunque indica que la principal es el aumento de la demanda, que se aprecia en que el peso del mercado del alquiler ha pasado del 19,4 % en 2005 al 23,9 % en 2018, de forma que, en conjunto, el número de hogares en régimen de alquiler se situaba algo por encima de los 3 millones en 2018, frente a los 2,4 millones de 2008.

 

Un incremento que se combina con la insuficiencia de la oferta: “En un contexto de recuperación económica en el que los ingresos del trabajo de los hogares con menor renta (en particular, los jóvenes) se ven limitados por la elevada incidencia de la temporalidad, la parcialidad de las jornadas y la todavía elevada tasa de desempleo, se habría producido un incremento de la demanda, concentrada en determinados mercados, frente a una oferta de alquiler residencial relativamente rígida en el corto plazo”, concluye el informe, que advierte que el problema afecta sobre todo a los hogares jóvenes.

 

Porque quienes más recurren al alquiler son los hogares con menos recursos y, en concreto, los jóvenes, ante la imposibilidad de acceder a una vivienda en propiedad. "La combinación de bajos ingresos laborales y de riesgo de pérdida de empleo dificultaría a un porcentaje significativo de hogares (especialmente, jóvenes) con niveles de renta y patrimonio reducidos el acceso a un préstamo para la adquisición de vivienda", subraya el análisis.

 

El informe cita, entre los colectivos que más alquilan, los hogares jóvenes (un 29,9 % de alquiler en hogares con personas de referencia entre 30 y 44 años), los inmigrantes (48,9 %) y los trabajadores temporales (37,3 %).

 

Menos protección oficial y más alquileres vacacionales

El aumento de la demanda se ha agravado, según al análisis, por una "oferta rígida de vivienda residencial", en la que influyen diversos factores. "Desde 2013, se ha producido una caída significativa del número de viviendas de protección oficial", alerta el informe, que recuerda que durante el período 1995-2012 el promedio anual fue superior a las 60.000 viviendas, mientras que a partir de 2013 el número de viviendas cae por debajo de las 20.000 y en 2015 bajan de las 10.000 al año.

 

También se menciona que "la aparición de nuevas formas de alquiler vacacional en algunas grandes ciudades españolas, especialmente concentradas en los barrios céntricos, podría competir con la oferta de alquiler residencial", aunque el estudio advierte de que existen pocos datos al respecto.

 

El análisis también señala las diferencias significativas que existen entre los distintos mercados del alquiler, no solo entre distintos municipios sino incluso dentro de ellos. Así, explica que ese aumento de los precios del 50 % en el último lustro presenta notables disparidades: hay un grupo de ciudades "con crecimientos acumulados superiores al 40 %, frente a otras con un dinamismo muchos menor, con un incremento acumulado de los precios de oferta en el entorno del 10 %".

 

Así, en Madrid y Barcelona, la subida de precios desde sus respectivos mínimos durante la crisis supera el 45 %, y también se constatan incrementos en ciudades como Valencia o Málaga, así como en centros turísticos, como Palma o Santa Cruz de Tenerife. El otro extremo, en cambio, se encuentra en las ciudades "de la España interior".

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Noticiero de Arteixo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress