Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 25 de mayo de 2019 | Leída 23 veces
REINO UNIDO

Theresa May anuncia su dimisión al no poder culminar el 'Brexit': "He hecho todo lo que podido"

El laberinto del Brexit ha acabado por doblegar a Theresa May: aislada y consumida por el desgaste de intentar, una y otra vez, sacar adelante su acuerdo con Bruselas en el Parlamento, la primera ministra británica ha arrojado la toalla ayer viernes y ha anunciado que dejará el cargo en dos semanas, el 7 de junio, para que otro líder pilote la salida de Reino Unido de la Unión Europea...

[Img #48547]

 

"He hecho todo lo que he podido", ha confesado en una comparecencia ante el 10 de Downing Street, poco después de que el presidente de su grupo parlamentario, Graham Brady, le trasladara lo que era un secreto a voces desde hacía dos días: la falta de apoyos no ya en el seno del Partido Conservador, sino incluso entre su propio Gobierno. 

 

May, que ha lamentado "profundamente" no haber conseguido cumplir con el mandato de las urnas para abandonar la Unión Europea, ha dejado su atril sin poder evitar las lágrimas. El Brexit era el gran objetivo, la única meta de su mandato, y ahora, como ella misma ha reconocido en su comparecencia, queda en manos de su sucesor, para el que se abre una amplia panoplia de nombres.

 

"He luchado para hacer que el Reino Unido sirva no solo a unos pocos privilegiados, sino a todo el mundo y cumplir con el resultado del referéndum", ha declarado. "Pronto dejaré el trabajo que para mí ha sido el honor de mi vida. ¿Segunda primera ministra? Ciertamente, no la última. Lo digo sin animadversión, sino con una enorme gratitud por haber tenido la oportunidad de servir al país que amo". 

 

Sus compañeros elogian su despedida

May permanecerá como primera ministra en funciones hasta que acabe el proceso para elegir a su sucesor de entre los diputados del Partido Conservador, que se iniciará en dos semanas, tras la visita del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En cualquier caso, su renuncia supone un alivio para sus correligionarios: May ya había prometido marcharse, e incluso ofreció fijar la fecha en cuanto se aprobara el acuerdo con Bruselas, pero se había convertido ya en un lastre demasiado pesado. Su gabinete y su partido le dieron la puntilla hace tres días, cuando presentó su cuarta oferta para aprobar el acuerdo del Brexit, que abría la puerta a un segundo referéndum.

 

Por eso, este viernes, después de dos días de presiones más o menos soterradas, todo eran parabienes para May. Su principal rival por el liderazgo conservador, el exministro de Exteriores y exalcalde de Londres, Boris Johnson, ha destacado en Twitter "el digno discurso" de su antigua jefa y su "estoico servicio" a su formación y al país. No ha perdido oportunidad, en cualquier caso, para arrancar su campaña personal: "Es momento de cumplir lo que ella ha urgido: unirnos y realizar el Brexit", ha recalcado.

 

En la misma red social, el actual titular de Exteriores, Jeremy Hunt, ha rendido "tributo" a la primera ministra y ha asegurado que May abordó con "determinación y coraje" la "enorme labor" de pilotar la salida de la Unión Europea. Y el líder de los conservadores en Escocia, David Mundell, ha elogiado la "dignidad" del discurso de despedida de May, aunque ha conminado a "centrarse en encontrar un sucesor".

 

La todavía primera ministra también ha recibido palabras de aliento de la secretaria del Tesoro, Liz Truss, y de la exministra de Relaciones con el Parlamento, Andrea Leadsom, cuya dimisión este miércoles fue clave para derribar a May: ella era quien debía registrar en Westminster la propuesta que su jefa había presentado un día antes, pero prefirió dejar su cargo para no traicionar sus principios.

 

Corbyn reclama elecciones

Y mientras los conservadores se reorganizan, el líder de la oposición británica, Jeremy Corbyn, ha vuelto a pedir la "inmediata" convocatoria de elecciones generales, el que ha sido su gran objetivo durante todo el proceso, señalando en Twitter que el sucesor de May "debe dejar decidir a la gente sobre el futuro del país”.

 

Corbyn también ha puesto de su parte para tumbar a la primera ministra, al romper las conversaciones que ambos habían abierto a principios de abril para hallar un consenso en torno al acuerdo del Brexit. Sin apenas avances y olfateando la debilidad de su rival, el líder laborista prefirió cortarlas hace una semana.

 

Desde Bruselas, la Comisión Europea ha dejado claro que la dimisión de May no cambia "en nada" la posición de los Veintisiete, que han insistido en que no modificarán el texto del acuerdo de retirada que ella suscribió con el resto de líderes europeos a finales de 2018.

 

Lo que a nadie se le oculta es que la renuncia de May, que había defendido contra viento y marea una salida acordada de la Unión Europea, eleva aún más las posibilidades de una ruptura abrupta. Lo ha verbalizado, por ejemplo, la ministra portavoz en funciones del Gobierno de España, Isabel Celaà: "El Brexit duro es, en estas circunstancias, una realidad casi imposible de frenar".

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Noticiero de Arteixo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress