Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 14 de mayo de 2019 | Leída 38 veces

Pink Riders: Liberación sobre ruedas

Nadie sabe por qué, pero en Pakistán las mujeres motoristas están mal vistas. Son sesgos de una sociedad machista a la que no le interesa que el 52 % de su población, -es decir más de 100 millones de mujeres-, sean independientes y puedan moverse a su libre albedrío, sin depender de la ayuda masculina...

[Img #48464]

 

Pero hay mujeres que han puesto el pie en pared y que no están dispuestas a acatar una tradición obsoleta y sinsentido. La última escenificación fue hace unos días. “Las mujeres viajan en motos y motocicletas por todo el mundo, ¿Por qué debería haber un problema aquí? Lo dice Payam-i-Khurran, fundador de Pink Riders. Y lo sostienen ellas, vestidas con cazadoras rosas, alejadas del negro que las invisibiliza y dispuestas a dar la cara.

 

Hay además, razones económicas: en Pakistán el transporte público es muy caro y, por si fuera poco, es inseguro. Poseer un vehículo propio aligera el gasto doméstico y empodera a las mujeres que conducen. Es una liberación sobre ruedas. Hay mujeres como Zenith Irfan que desafiado a la parte más conservadora de la sociedad pakistaní recorriendo el mundo en motocicleta. Era el sueño de su padre y al fallecer, Zenith decidió cumplirlo en su nombre. Con 23 años ha puesto ante el espejo a la mentalidad patriarcal de su país. Sin embargo no le han faltado las críticas. “Algunos de ellos me decían que no debía ir en moto porque deshonraba lo que representa la mujer musulmana”.

 

En el vecino Irán la situación es parecida. Las mujeres deben mantener la compostura e ir en moto se considera una falta de respeto. Ha habido, incluso, detenciones. Pero los cambios se van imponiendo poco a poco y desde hace unos meses, las iraníes pueden disputar competiciones de motocross, una actividad deportiva reservada a los hombres.

 

La revolución de las mujeres iraníes es silenciosa, pero puede que acabe pisando los talones a las reglas de la revolución islámica. Nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco imposible. Seguramente es cuestión de tiempo.

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Noticiero de Arteixo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress