Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 20 de diciembre de 2017 | Leída 12 veces

La Cámara de Representantes aprueba la reforma fiscal de Donald Trump

La reforma fiscal de Donald Trump, la principal iniciativa en el Congreso del presidente de Estados Unidos tras su fracaso al intentar derribar el Obamacare, ha superado ayer martes su última votación en la Cámara de Representantes gracias a la mayoría de los republicanos, por lo que solo resta la aprobación definitiva del Senado, que está prevista para esta misma tarde, para que Trump se anote su primera gran victoria legislativa...

[Img #44149]

 

La nueva normativa, que incluye una notable rebaja de impuestos para las empresas y una reducción de los tramos impositivos para las personas físicas, ha recibido el respaldo de 227 votos, todos ellos de parlamentarios republicanos, por los 203 en contra que han sumado los demócratas y una docena de disidentes republicanos.

 

En este sentido, la nueva ley, que implica la primera reforma fiscal de enjundia desde 1986, ha sido incapaz de suscitar el consenso que se suele buscar para las leyes de mayor relevancia, en las que se intenta alcanzar un acuerdo entre los dos principales partidos. De hecho, los republicanos han tenido que echar mano de una técnica legislativa poco ortodoxa para una reforma legal de este calado, impidiendo cualquier tipo de obstrucción de los demócratas en el Senado, donde los conservadores tienen una mayoría muy ajustada: 51 senadores por 49 demócratas.

 

En cualquier caso, tras varias semanas de intensas negociaciones, los republicanos han logrado mantener la unidad y evitar que, como ocurrió con los sucesivos intentos de desmontar el plan sanitario aprobado por Barack Obama, una desafección de sus propios congresistas supusiera un nuevo fracaso para la Casa Blanca y para todo el partido.

 

Menos impuestos para intentar acelerar la economía

Lo han conseguido, además, respetando el calendario que el propio Trump -que ha calificado la reforma de "regalo de Navidad" a los estadounidenses- se había marcado, al tramitar la nueva ley antes de que acabe el año. "Es el ejemplo perfecto de una promesa hecha y cumplida", remarcaba con júbilo antes de las votaciones el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, que ha sido el principal muñidor del acuerdo legislativo.

 

La reforma reducirá, a partir de 2018, los impuestos federales que gravan los beneficios empresariales y los ingresos personales, lo que significará que el erario público dejará de ingresar un billón y medio de dólares durante la próxima década. Sin embargo, Trump confía en que la renta disponible liberada acelere la economía estadounidense hasta superar el umbral de crecimiento del 3 %, para generar retornos fiscales equivalentes.

 

El nueva ley no deroga el impuesto al patrimonio o el impuesto mínimo alternativo para las personas físicas, que eran dos de los objetivos a largo plazo de los republicanos, pero sí aumenta las cantidades exentas de tributación. Esas exenciones serán permanentes para las empresas, pero, ante la falta de acuerdo parlamentario, solo estarán en vigor hasta 2025 para los hogares, lo que, según el Tax Policy Center, erosionará la renta liberada a la mitad para 2027, si no se reforma antes.

 

Entre los aspectos más controvertidos, más allá de la reducción impositiva a las rentas más altas, la legislación deroga también la obligación de suscribir un seguro individual que imponía la reforma sanitaria del Obama a partir de 2019 y permite la perforación en una parte del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico.

 

Trump habla de un "gran impacto"

"La Bolsa y la economía van a seguir creciendo después de que la Ley de Recorte de Impuestos se comprenda y se aprecie en toda su amplitud y talla. El gasto inmediato tendrá un gran impacto. Se aprueba la mayor rebaja de de impuestos y reforma de siempre. ¡Disfrutad, y cread muchos preciosos empleos!", tuiteaba a primera hora de la jornada el presidente de Estados Unidos.

 

Sin embargo, los sondeos muestran el escepticismo de la mayoría de los estadounidenses: según una encuesta publicada por CNN, el 55 % se oponen a la reforma y dos tercios opinan que beneficiará más a los ricos que a la clase media. "Los resultados la harán popular", ha comentado Ryan, restando importancia a la falta de apoyo entre los ciudadanos.

 

Los demócratas, sin embargo, denuncian que la reforma fiscal es una concesión a los más adinerados y a las empresas: "Todo lo que los republicanos tienen que decirle a la clase media es la teoría de la filtración", ha comentado el líder demócrata, Chuck Summer, en alusión al argumento de que las ganancias de los ricos acaban recayendo en las clases medias y bajas cuando gastan, y ha apostillado: "Nadie se cree ya la filtración salvo un puñado de ricos y avaros que parecen controlar todo lo que se dice y se hace con esta reforma".

 

En cualquier caso, si todo sale como está previsto y el Senado da su visto bueno definitivo al final de la jornada del martes, Trump podrá firmar este mismo miércoles la nueva ley fiscal y presumir de su primera gran victoria en el Congreso de Estados Unidos desde que llegó a la Casa Blanca.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Noticiero de Arteixo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress