Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 24 de noviembre de 2017 | Leída 14 veces

Iberdrola ratifica su apuesta por cerrar sus centrales de carbón y Nadal advierte que subirá el recibo de la luz

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha afirmado ayer jueves que “es de interés general” que las centrales de carbón de Iberdrola, situadas en Lada (Asturias) y Velilla (Palencia), sigan abiertas, porque si no funcionaran la factura de la luz se elevaría en 2,5 euros anuales para todas las familias españolas...

[Img #43875]

 

Así se expresó Nadal al término de la reunión mantenida con el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en la que estuvieron también los presidentes de Asturias y Castilla y León, Javier Fernández y Juan Vicente Herrera, que mostraron su apoyo al ministro.

 

Por otro lado, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha subrayado también este día que la solicitud de cerrar de forma ordenada las centrales de carbón de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia) es "coherente" con la apuesta de la compañía por las energías limpias.

 

Galán ha expuesto esta postura durante la reunión que ha mantenido en la tarde de este jueves con el ministro Nadal, y con los presidentes de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y Asturias, Javier Fernández, ha informado la empresa en un comunicado.

 

La venta como alternativa al cierre

El titular de Energía ha pedido a Iberdrola que si decide dejar de contar con estas centrales se plantee una alternativa al cierre, que sería tratar de venderlas a través de una subasta.

 

Galán ha subrayado el compromiso de la compañía con el medio ambiente, el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático, y ha defendido la "coherencia" de la iniciativa de Iberdrola de completar el proceso de cierre de todas sus centrales de carbón en el mundo, una fuente de energía que sólo representa actualmente el 1,8% de la capacidad del grupo.

 

La compañía recuerda, además, su intención de recolocar al cien por cien de la plantilla. Desde el año 2001, Iberdrola ha clausurado en todo el mundo centrales térmicas que suman casi 7.500 megavatios de capacidad instalada.

 

La potestad del Gobierno en la producción energética

Nadal ha denunciado la “falta de flexibilidad y de explicaciones” del presidente de Iberdrola, del que obtuvo únicamente el compromiso de que no se producirá el cierre antes de 2020 en lugar de 2018.

 

Asimismo, ha afirmado que “las decisiones empresariales deben encajar en los objetivos de política energética”, de la que apuntó tres objetivos: cumplir las exigencias medioambientales, atender la competitividad de las empresas y el poder adquisitivo de las familias, y garantizar la seguridad de suministro.

 

En esta línea, destacó que las centrales de generación de carbón en España utilizan carbón competitivo y que, dentro de la generación térmica, el carbón es más barato que otras fuentes, especialmente el gas. Por ello, consideró “extraño” que no sea más fácil que tenga pérdidas una central de gas que una de carbón, que está dispuesta a trabajar a precios más bajos de los que se fijan en el precio mayorista.

 

El ministro también se ha referido a los efectos que tendría el cierre en la economía local en términos de empleo, además de la actividad económica generada.

 

También reiteró su intención de seguir adelante con el decreto que permitirá al Gobierno negar el cierre de centrales por motivos económicos y a hacerlo sin el respaldo del Congreso de los Diputados. El pasado 10 de noviembre, Iberdrola solicitó al Ministerio de Energía la autorización para cerrar las centrales térmicas de carbón de Lada y Velilla.

 

Transición hacia las energía limpias

Estas plantas suman una potencia de 874 megavatios y en 2016 produjeron menos del 1% del total generado en España. Según Iberdrola, el cierre de estas dos centrales no afectará a la seguridad del suministro eléctrico ni al precio de la energía, al ser su producción inferior al 1% del total nacional.

 

Destacan los cierres, en 2013 y 2016, de las dos grandes centrales de carbón en Reino Unido, las de Cockenzie y Longannet, cuya potencia conjunta ascendía a 3.600 megavatios. En ese mismo periodo ha desmantelado también casi 3.200 megavatios de plantas de fuel.

 

En paralelo, destaca Iberdrola, se han puesto en marcha 34.000 megavatios renovables. Durante la reunión, Galán ha recordado que recientemente Iberdrola pidió, junto a otras grandes eléctricas europeas, a la Comisión Europea (CE) y al Parlamento Europeo que apruebe unos objetivos medioambientales más ambiciosos para 2030 y eleve hasta el 35 % la cuota de energías renovables.

 

El presidente de Iberdrola ha señalado que la empresa está "plenamente alineada" con el objetivo fijado en el Acuerdo de París sobre cambio climático.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Noticiero de Arteixo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress