Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 21 de noviembre de 2017 | Leída 24 veces

Barcelona se queda sin la Agencia Europea del Medicamento

Tras semanas de nervios y de ver cómo las opciones se le esfumaban a Barcelona, la suerte ya estaba echada para que la candidatura española albergase la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento. Así, finalmente, la capital catalana ha sido descartada en la primera de las tres rondas de votación que ha tenido lugar ayer lunes, para decidir el nuevo destino del corazón de la industria farmacéutica europea. Pero la ciudad condal se ha quedado a la cola de esta carrera por la crisis política en Cataluña...

[Img #43843]

 

La ciudad española de Barcelona ha quedado eliminada como candidata para acoger la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en su siglas en inglés) al no superar la primera ronda de la votación para elegir la futura sede de esta institución. Finalmente, la capital de Holanda, Ámsterdam, será la nueva sede de esta agencia, después de que resultara con Milán (Italia) y Copenhague (Dinamarca) una de las tres más votadas por los ministros de la Unión Europea.

 

Barcelona partía como una de las favoritas entre las 16 ciudades que compiten por esta agencia, actualmente ubicada en Londres, presumiendo de ser la mejor preparada técnicamente.

 

De las tres ciudades que pasaron a la segunda vuelta Milán fue la que más apoyos sumó, con 25 puntos, mientras que Copenhague y Ámsterdam obtuvieron 20 cada una. La candidatura de Barcelona se quedó con 13 puntos en esta primera ronda, por detrás de Bratislava, cuarta con 15 puntos.

 

En un sistema de votación que recuerda al de Eurovisión, los ministros de la UE tenían que distribuir seis puntos (tres, dos y uno) entre las candidatas que considerasen mejor preparadas. En un principio, eran 19 las opciones pero Dublín, Malta y Zagreb retiraron sus candidaturas, y Barcelona no pudo alcanzar los 20 puntos donde quedo el corte de las tres más votadas.

 

En la segunda ronda, los Veintisiete votaron por una sola sede, de la que cayó Copenhague, con solo cinco votos, frente a los 12 de Milán -la favorita- y los nueve de Ámsterdam, entre las que se decidió en un cara a cara final la sede definitiva. La votación tuvo que apurarse hasta el final, ya que se produjo un empate en la última ronda, y finalmente la capital holandesa fue la ganadora mediante sorteo.

 

Beneficios de tener esta agencia en España

La Agencia del Medicamento era la más apetecida de las dos que dejarán Londres tras el Brexit, junto a la Autoridad Bancaria Europea (EBA), cuya sede se irá a París, elegida también por sorteo al quedar empatada con Dublín. Con una plantilla de casi 900 personas y un presupuesto de 400 millones de euros, la EMA organiza cada año entre 500 y 600 reuniones, con una media anual de 36.000 visitantes.

 

Por lo tanto, es fácil deducir las consecuencias que la llegada de esta entidad habría tenido en la vivienda, el consumo y otros sectores de actividad. Se estima que los puestos de trabajo asociados a esta agencia comunitaria son unos 4.500.

 

En la elección sólo se iban a considerar criterios objetivos, aseguraban fuentes comunitarias, pero sí parecía inevitable que en la decisión influyeran de algún modo la situación política derivada del desafío independentista -el Gobierno ha subrayado esta como causa de la derrota-, posibles alianzas regionales o las características del propio sistema de votación. Además, se quería dar prioridad a los últimos países en incorporarse a la UE y a aquellos donde no hay agencias, algo que no favorecía a España, que ya tiene tres.

 

Una sede emblemática

De este modo, la votación ha echado por tierra las aspiraciones de una candidatura muy fundamentada. Barcelona hacía valer que contaba con una sede, la Torre Glòries, diseñada por Jean Nouvel, preparada para recibir la EMA "hoy mismo", algo que se consideraba un punto fuerte ya que la agencia ha de retomar su actividad con normalidad cuando se produzca el Brexit.

 

Tenía también a su favor el respaldo de la Agencia Española del Medicamento, una de las más potentes de Europa y que colabora estrechamente con la EMA; y la fuerte presencia del sector farmacéutico en la ciudad. De hecho, la capital catalana ya quedó en segundo lugar cuando Londres fue elegida en 1995.

 

Asimismo eran claves las infraestructuras de transporte, hoteleras y otras que aseguren un fácil acceso para las miles de visitas que la EMA genera al año y la existencia de colegios internacionales y un acceso adecuado tanto al mercado laboral como a la seguridad social y servicios médicos para las familias de los empleados que moverá la EMA.

 

Barcelona cuenta también con un buen número de centros de investigación genética y biomédica punteros, donde se trabaja para descubrir los medicamentos personalizados de un futuro muy próximo.

 

Consenso político entre las administraciones españolas

La candidatura española presentaba además el consenso político -inusual en las últimas fechas- de todas las administraciones, central, autonómica y local, y el apoyo de todos los estamentos sociales y empresariales, desde médicos hasta farmacéuticas, pasando por todas las patronales, el movimiento vecinal e incluso el apoyo institucional del FC Barcelona.

 

También está el trabajo político que los gobiernos español, catalán y de la ciudad, que han ido de la mano en esta candidatura. Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde de Barcelona, señalaba en Las mañanas de RNE su esperanza de que su ciudad fuera la elegida, ya que se estaba haciendo muy buen trabajo y "se ha intentado aislar la candidatura de los vaivenes políticos".

 

Centros de investigación punteros

Entre sus argumentos, Barcelona incluía también la presencia de centros punteros de investigación como el Centro de Regulación Genómica, Instituto de Bioenginiería de Cataluña, Instituto de Ciencias Fotónicas, Instituto Catalán de Investigación Química, Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología o el Instituto de Investigación Biomédica.

 

Pero también los hospitales son pioneros en Europa en el desarrollo y ensayos de medicamentos: el Hospital Vall d'Hebron, el Clínic-Idibaps, el Sant Pau, el Hospital de Bellvitge, el Instituto Catalán de Oncología o el Hospital de Can Ruti, que acoge el IrsiCaixa, donde desarrollan una vacuna para el Sida.

 

Dexeus-Mujer y las clínicas Eugin son también referentes mundiales en avances en la reproducción asistida, y son numerosas las clínicas de prestigio que se dedican a las cirugías plásticas en la capital catalana, donde también proliferan muchos hospitales privados de calidad.



También despunta Barcelona en el desarrollo y ensayo de medicamentos veterinarios y en tener unas universidades que invierten mucho en investigación, con un Parque de Investigación Biomédica en el que están presentes laboratorios de multinacionales farmacéuticas como Esteve.

 

Cataluña concentra además más de la mitad de las empresas farmacéuticas internacionales instaladas en España y tiene el superordenador Mare Nostrum del Supercomputing Barcelona Center, uno de los más potentes de Europa, o el Sincrotrón Alba, otras instalaciones científicas importantes donde se hacen pruebas para hallar nuevos medicamentos.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Noticiero de Arteixo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress